Seminario de otoño con Jerome Chin Aleong-sensei (2019)

     Este año celebramos nuestro seminario previo a navidad algo antes de lo que acostumbramos, lo que permitió que no se solapase con otras actividades y seminarios de otros clubes. En esta ocasión, Jerome Chin Aleong-sensei (5º dan) y Lynne Mayne (4º dan) volvieron a Málaga para acompañarnos y guiarnos en este seminario. Ambos ya han estado con nosotros en ocasiones anteriores y visitan con mucha frecuencia el honbu dojo de Osaka, por lo que tienen mucho material y enseñanzas que aportarnos. Por supuesto, también contamos con el apoyo de nuestro maestro, Rafael Moreno-sensei (6º dan). Jerome-sensei pensó que la temática que más nos podía aportar durante este seminario era la competición, así que las dos jornadas del fin de semana del 23 y 24 de noviembre de 2019 se centraron en ello. Nuestro compañero, Julián Ortiz, realizó un par de semanas antes del evento esta maravillosa ilustración para el cartel del mismo.

J.Ortiz

 

    Cada persona practica Aikido Shodokan por distintos motivos: algunos lo hacen por aprender defensa personal, otros por el ámbito competitivo y otros por hobby o como forma de desconectar. Cada aspecto de la práctica de Aikido Shodokan (competición, exámenes o aplicaciones de técnicas) conlleva una manera de entrenamiento con diferencias significativas. Sin embargo, todas requieren aprender y mejorar todo lo posible. Jerome-sensei mencionaba como palabra japonesa del año el término "kodawari" (こだわり) cuya explicación es "la incansable e implacable búsqueda de la perfección". Kodawari consiste en la búsqueda de la perfección en cada una de las acciones que realizamos; no consiste en ser perfecto, sino en intentarlo con todas las fuerzas de las que dispongamos. En competición, comenzamos con embu, que consiste en una demostración en la que tenemos que realizar las técnicas de la forma mas perfecta posible. Una clave fundamental en la competición es el papel de uke (quien recibe la técnica), no únicamente de tori (quien la realiza). Esta diferencia es notable con respecto a la práctica de examen, donde la energía se concentra en el papel de tori. El embu de competición puede utilizarse para mejorar en la preparación de los exámenes, aunque conceptualmente son dos tipos de práctica distintas, donde una puede aportar a la otra. La diferencia principal son el ritmo y la velocidad, ya que durante el examen lo importante es demostrar por parte de tori lo que se sabe, sin un tiempo límite estipulado. En embu, el trabajo se realiza como un equipo para demostrar la habilidad en Aikido Shodokan. En este seminario estudiamos junana-hon-no-kata y randori-no-kata, viendo de cerca detalles técnicos y estéticos, así como puntos de control o checkpoints a los que los árbitros dan más importancia.

 

Dani port

 

    Durante la ejecución de un kata es muy importante la concentración durante el mismo. El papel de uke es muy importante durante la competición, no solo el de tori. La sincronización entre ambos debe ser perfecta. La postura (kamae), la visión global o periférica (metsuke), el saludo (rei); todos estos aspectos se tienen en cuenta. Uke no debe tener un papel pasivo en la acción, sino que debe mantenerse en tensión y reaccionar de forma correcta a las acciones de tori para una buena ejecución del kata. En este punto del seminario, nuestro compañero Luis intervino para remarcar la figura del "uke activo", en la que éste no debe estar relajado, sino preparado para reaccionar, para realizar las caídas correctamente y no solamente actuar de maniquí. Las técnicas que se realizan depende de ambos, uke y tori, quienes deben compenetrarse y actuar como un equipo. Jerome-sensei nos aconsejó durante su explicación que en ciertas técnicas como Aigamae-ate o Gyakugamae-ate nos dejáramos guiar por el tacto y las sensaciones antes que por la vista, ya que la velocidad de reacción a un estímulo táctil es más rápida.

    Un punto importante para la buena ejecución del kata es la postura. Debe ser correcta siempre, con la espalda recta y realizando los movimientos de ascenso y descenso desde las rodillas. Esto es muy diferente en judo, donde la postura tiene menos importancia y puede conseguirse el ippon a pesar de una mala postura final. La duración máxima del randori no kata y de junanahon no kata es de 2 minutos entre el saludo inicial y final, por lo que Jerome-sensei recomendó saludar lo antes posible una vez se acaba el kata, incluso antes de sentarse en seiza. Para conocer estos detalles es importante también practicar el arbitraje, ya que las puntuaciones que se deben llevar y las decisiones que se deben tomar nos serán más familiares. Otros consejos generales fueron: realizar buenas esquivas, realizar desequilibrios notables, mantener los talones en el suelo y remarcar la fluidez de la técnica.

 

blanca gedan

 

    Tras estas explicaciones y ver técnica por técnica cada uno de los katas incluidos en la competición de Aikido Shodokan, Jerome-sensei nos hizo entrega de un regalo muy especial. Se trataba de un conjunto de banderas y cintas de competición, que incluía varias cintas de colores rojo y blanco, banderas rojas y blancas y una bandera amarilla. Fue emocionante recibir este material, con la promesa de utilizarlo lo máximo posible para practicar arbitraje y organizar alguna competición en el futuro. Con este regalo, comenzamos a realizar simulacros de competición por parejas que incluyeron randori no kataatemi-waza (para los menos experimentados) e incluso goshin no kata (para los cinturones negros). Fue realmente interesante y se respondieron todas las dudas que fueron surgiendo durante las ejecuciones. Una buena manera de poner en práctica lo visto en el seminario previo. Después de esto, tuvo lugar la pausa para la comida, que se hizo en el mismo centro deportivo de la Universidad de Málaga, en la que se nos proporcionó un menú por un módico precio. Algunos compañeros trajeron postres especiales para el disfrute de nuestros invitados y demás asistentes. Procuramos comer ligero para estar capacitados para aprovechar al máximo la sesión de tarde.

 

Regalo Jerome-sensei

 

    La sesión de la tarde correspondió a la práctica de randori. Jerome-sensei mencionaba que no es necesario realizar técnicas en la competición, sino que con tai-sabaki y tsuki-ari puede ganarse un combate. Es muy importante mantener la distancia (maai), que depende de la circunstancia que se dé en cada momento. La distancia depende del tamaño del rival y del arma que se porte en cada momento. Si la distancia es demasiado corta, no se puede ver correctamente el ataque y, probablemente, el árbitro no otorgue la puntuación. Es importante estocar y puntuar, por lo que el árbitro debe ver el ataque lo más claro posible. La postura de ataque de tantō (quien va armado con un cuchillo simulado llamado tantō) debe ser estable y para ello, Jerome-sensei demostró que, si la postura es buena, podría dejarse caer con su peso sobre el tantō y subirse de pie al gemelo de nuestro compañero, sin que este se mueva, como se ve en las imágenes de abajo. No debe dejarse la muñeca lacia al atacar ni avisar del ataque. Este ataque puede realizarse el línea recta o girando la mano (maki zuki), pero el brazo debe estar recto. Las reglas de competición no dicen que el retroceso tras el ataque deba ser en línea recta, tenemos más opciones, como por ejemplo, las diagonales. Esto nos otorga muchas opciones distintas de ataque. Si entramos en la dinámica de avanzar y retroceder por el mismo camino, en línea recta hacia nuestro oponente, nuestro ataque se hace muy predecible, por lo que lo ideal es cambiar el ritmo y realizar distintas combinaciones de los ataques y las direcciones del retroceso. Podemos jugar con tres ataques distintos (recto, maki zuki interior y maki zuki exterior), tres distancias (corta, media y larga) y tres direcciones de retroceso (recta, diagonal izquierda y diagonal derecha). Estos factores nos permiten tener un gran número de combinaciones para realizar distintos ataques. Sobre el cambio del tantō de mano, Jerome-sensei nos dijo que en la normativa no estaba especificado que había que avisar al rival, pero era cortés por nuestra parte hacerlo.

 

Estabilidad

 

    Jerome-sensei destacó la importancia de la esquiva. Indicó que no es importante realizar grandes movimientos, sino que con quitarse de la línea de ataque es suficiente. Es importante realizar movimientos diagonales y laterales para evitar salir de la zona de competición. Una buena esquiva no implica moverse muy rápido, sino hacerlo en el momento oportuno. Cierto es que cuanto más rápido sea el movimiento, menos tiempo tiene el rival a reaccionar. Toshu (quien va desarmado) no debe tener un papel pasivo en la acción, no debe esperar a que haya una distancia correcta ni un ataque para entrar en acción. Toshu debe ir modificando la distancia según su criterio y mantener el contacto con tantō como si fuera pegamento, pero usando una sola mano para evitar las contratécnicas. Todas estas explicaciones fueron ilustradas con ejercicios para poner en práctica los conceptos de los que se habló.

 

senluis

 

    Tras la sesión de la tarde, acudimos a cenar por las cercanías del dojo, en la zona universitaria. Compartimos varias cervezas y conversaciones sobre aikido y otros temas. Nos lo pasamos realmente bien y fue un buen calentamiento de motores para lo que se avecinaba al día siguiente.

    La práctica del domingo fue algo más breve que en otras ocasiones, debido a la sorpresa que teníamos preparada para Jerome-sensei y Lynne. Estuvimos poniendo en práctica los conceptos de randori del día anterior. Algo muy interesante de lo que se habló es que la competición en Aikido Shodokan es un juego. No es necesario ser bueno en aikido para ganar competiciones, sino conocer las reglas y utilizarlas para ganar. Esto nos debe hacer reflexionar sobre el tipo de Aikido Shodokan que queremos practicar, uno depurado técnicamente y con conocimiento sobre qué se está haciendo o uno que permita ganar competiciones de forma más sencilla saliéndose del camino del Aikido Shodokan.

 

fotogrupo

 

    Tras acabar el entrenamiento, llevamos a nuestros invitados al pintoresco y tradicional pueblo de Carratraca, donde tuvimos un ágape típico de los pueblos de la zona en el restaurante Casa Pepa, disfrutando de comida tradicional española, cervezas artesanales y tés caseros. Fue un gran día con muy buen tiempo. Como siempre, la celebración post-evento acabó a altas horas de la noche, lo que aprovechamos para observar las estrellas durante el camino de vuelta a Málaga. Este seminario fue una gran ocasión para mejorar nuestros conocimientos sobre competición y esperamos tener muy pronto a Jerome-sensei y a Lynne con nosotros de nuevo.

 

casa pepa

 

 

Nota: en este seminario la AEASHO ha producido un documento que desglosa los checkpoints más importantes de cada técnica. Si eres miembro de la AEASHO y quieres acceder a él, contacta con aeasho.malaga@gmail.com